Mijo y medicina tradicional china

El Mijo y la Medicina Tradicional China

El Mijo, un perfecto aliado para la Medicina tradicional China

mijo_sumersaludDe acuerdo a la sabiduría tradicional china, todos los elementos reflejan el ying y el yang, en base a esto en esta cultura se cree que los alimentos que consumimos aportan un tipo de energía específica que puede ayudar a mantener o entorpecer el equilibrio natural del cuerpo. Normalmente el ying se relaciona con lo femenino, el frio y la oscuridad; mientras que el yang se refiere a los aspectos asociados a lo masculino, el calor y la luz. Así un alimento que refleje una u otra de estas formas de energía puede compensar su deficiencia en nuestro cuerpo, también se afirma que cualquier desequilibrio entre ellas puede generar enfermedades o problemas emocionales.

De allí que en la cultura china se crea firmemente que los alimentos actúan no solo para mantener el funcionamiento del cuerpo, sino que tienen el poder para sanar o enfermar a la persona. Debido a ello, la medicina tradicional china considera como un aspecto fundamental para todo proceso de curación el cuidado de la dieta que lleva el paciente. Mucho de los alimentos conocidos desde épocas remotas en los pueblos chinos se han hecho populares en el mundo entero debido a sus aplicaciones y beneficios para el tratamiento de diversas enfermedades.

Uno de estos alimentos que está dándose a conocer en occidente lo constituye el cereal Mijo (Panicum miliaceum), consumido en China desde hace más de cinco mil años y que ha venido brindando sus maravillosas cualidades a ese pueblo por varias generaciones. El mijo se ha destacado por su versatilidad para crecer de manera silvestre sin necesidad de ser cultivado, aun en zonas geográficas con condiciones adversas como suelos pobres, climas fríos o secos.

Mijo y medicina tradicional china

Mijo y medicina tradicional china

En China, Generalmente se consume para aumentar la energía, de hecho se dice que este cereal formaba parte importante de la dieta cotidiana del ejército de Mao Tse Tung, quienes combinándolo con otras provisiones como la carne lograban mantener la fortaleza necesaria para cumplir su misión. Su aporte energético es favorable para superar estados de fatiga, cansancio o debilidad. Esto debido a que se trata de un alimento con una importante cantidad de hierro. Las mujeres chinas lo utilizan con frecuencia para lograr sobreponerse a la debilidad luego de la labor de parto. Hoy en día, es muy apreciado por los deportistas que han encontrado en este cereal un valioso aliado para su preparación competitiva.
Asimismo, se utiliza para limpiar el sistema digestivo y regular el tránsito intestinal, debido a la gran cantidad de fibra que posee. En china se usa para disminuir el calor en el estómago, así como, contrarrestar problemas como malas digestiones, vómitos, parásitos y ulceras estomacales. Además, se dice que actúa favorablemente en órganos como el bazo, los pulmones y el intestino grueso.

Entre los estudios modernos de los beneficios del mijo, se ha encontrado que tiene un alto contenido de magnesio, por lo cual su consumo se recomienda para ayudar a mejorar calambres musculares y dolores articulares producidos por las deficiencias de este mineral. Esto en coherencia con la sabiduría popular china, la cual la recomienda, también para conciliar el sueño y lograr un descanso apropiado, lo cual se sabe que es uno de los efectos del magnesio.

Debido a su contenido de importantes aminoácidos como L-lisina y L-prolina estimula la producción de colágeno en el cuerpo, por lo cual también favorece el fortalecimiento de la piel, el cabello, las uñas y previene la aparición de arrugas. Al mismo tiempo, su aporte de grasas es muy bajo por lo que se recomienda en la dieta de las personas que desean bajar de peso. Su consumo puede ser como sustito del arroz, en caldos, potajes, como cereal para el desayuno o en la elaboración de bebidas refrescantes.

SUMERSALUD, Herbodietética, Medicina Tradicional China en Zaragoza

Recibe nuestros Consejos
Solo noticias de tu interés